Empresas con responsabilidad social colaboran con Villa Javier

La misión de Villa Javier es ayudar a mejorar la vida de las personas en situación de pobreza o exclusión (adultos y niños), acompañándoles desde la alimentación básica a la inclusión social, para que avancen desde la marginación a la integración, desde el asistencialismo de emergencia a los derechos sociales de ciudadanía.

Entendemos esa misión como un proyecto colectivo de compromiso social, en el que participan muchos agentes y sectores: patronato, socios, trabajadores, voluntarios, empresas, instituciones, particulares… Todos ellos pueden agruparse en tres ámbitos de colaboración, según se aporte dinero (financiación), tiempo (voluntariado) o productos (empresas y particulares). Unas colaboraciones son individuales y otras colectivas. En este segundo caso contamos con aportaciones de unas 50 empresas, comercios y entidades, cuya relación puede consultarse en esta misma web. A todas ellas nuestro máximo agradecimiento, pues son cruciales artífices de la viabilidad de Villa Javier.

Está claro que en nuestro sistema productivo y comercial hay excedente de alimentos, muchas veces desperdiciados, y que gracias a este sistema de aprovechamiento, mediante donación, nuestro autoservicio proporciona cada semana alimentos a 50 familias (unas 200 personas, de entre ellas 110-120 menores de edad), haciéndolo con un formato digno y muy cuidado: selección justificada de beneficiarios, alimentación suficiente para la semana, dieta básica pero saludable, elección de los productos con el límite de puntos asignados, asesoramiento y seguimiento personal, etc.

En este ámbito del sector agroalimentario, algunas empresas productoras se han comprometido con el proyecto de Villa Javier de manera estable y por escrito, mediante un CONVENIO, en el que cada una ha concretado las aportaciones que hará, como pueden ser:

  • Donación periódica de sus productos
  • Facilidad para visitas, prácticas y algún empleo en su empresa para nuestros usuarios
  • Fomento del voluntariado entre sus trabajadores
  • Alguna aportación económica
  • etc.

En esa Jornada, las 5 empresas que en esa fecha ya habían firmado un Convenio de ese tipo participaron en una mesa redonda y a ellas, por este compromiso especial, La Fundación Tudela Comparte les entregó un Sello de Reconocimiento con el lema “Alimentado Villa Javier”. Seguro que este reconocimiento podrá ir ampliándose en los próximos años a otras empresas o entidades con las que vayamos formalizando acuerdos de colaboración.

Somos conscientes de que el proyecto de Villa Javier tiene sentido y será efectivo en tanto sea compartido y apoyado por más agentes, tanto del tejido económico de la zona como de las entidades sociales e institucionales. Porque sólo es posible conseguir la inclusión social con la participación activa del conjunto de la sociedad.

Terminada la obra del Capacico

El programa de alimentación de Villa Javier se ha estructurado en dos proyectos complementarios. En 2016 pusimos en marcha el Comedor, que ya funciona desde junio de ese año, y en 2017, a partir de octubre, entrará en servicio el Capacico. El primero sirve comida cocinada a usuarios adultos, el segundo proporcionará alimentos frescos y envasados a familias con niños para que los cocinen en casa.

En ambos casos hemos tenido que rehabilitar y equipar los dos edificios, uno junto al otro, que los Jesuitas nos cedieron sucesivamente. Y para financiar esas inversiones hemos recurrido y contado con múltiples ayudas y donaciones de particulares, empresas, entidades financieras e instituciones.

En este momento ya está terminada y pagada la obra civil del Capacico, que ha sido ejecutada por la empresa bonelálvareshnos. La inversión, cuyo coste total -algo más de 60.000 €- ha sido mayor del previsto por las mejoras introducidas, hemos podido financiarla gracias a las aportaciones de los socios, las donaciones recibidas, la ayuda de la Caixa (10.000 €) y sobre todo el apoyo del programa LEADER (20.000 €), a cuya convocatoria de ayudas nos presentamos en diciembre de 2016.

El programa LEADER, gestionado en la Ribera por el Consorcio EDER, se nutre de fondos aportados por el Gobierno de Navarra (1/3) y por la Unión Europea, a través del FEDER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural) – 2/3). De modo que los 20.000 € concedidos a Villa Javier para su proyecto del Capacico, 6.666 € los aporta Navarra y 13.333 € Europa. Todo nuestro agradecimiento a los particulares, empresas e instituciones que están haciendo posible el proyecto de Villa Javier.

Terminadas las obras, realizadas entre mayo y agosto, toca ahora amueblar y equipar el Capacico (estanterías, cámaras frigoríficas, carretillas, equipo informático, furgoneta) para que pueda funcionar como autoservicio de alimentación. Ya estamos trabajando en ello, con el objetivo de que pueda abrir sus puertas a finales de octubre, a ser posible.

Sin embargo, aún no hemos conseguido todos los fondos necesarios para financiar ese equipamiento. Por eso seguimos solicitando ayudas y donaciones -en especie y en metálico- para terminar de costear la inversión total del Capacico, con el que completaremos el gran proyecto colectivo de Villa Javier.

A %d blogueros les gusta esto: