Empresas con responsabilidad social colaboran con Villa Javier

La misión de Villa Javier es ayudar a mejorar la vida de las personas en situación de pobreza o exclusión (adultos y niños), acompañándoles desde la alimentación básica a la inclusión social, para que avancen desde la marginación a la integración, desde el asistencialismo de emergencia a los derechos sociales de ciudadanía.

Entendemos esa misión como un proyecto colectivo de compromiso social, en el que participan muchos agentes y sectores: patronato, socios, trabajadores, voluntarios, empresas, instituciones, particulares… Todos ellos pueden agruparse en tres ámbitos de colaboración, según se aporte dinero (financiación), tiempo (voluntariado) o productos (empresas y particulares). Unas colaboraciones son individuales y otras colectivas. En este segundo caso contamos con aportaciones de unas 50 empresas, comercios y entidades, cuya relación puede consultarse en esta misma web. A todas ellas nuestro máximo agradecimiento, pues son cruciales artífices de la viabilidad de Villa Javier.

Está claro que en nuestro sistema productivo y comercial hay excedente de alimentos, muchas veces desperdiciados, y que gracias a este sistema de aprovechamiento, mediante donación, nuestro autoservicio proporciona cada semana alimentos a 50 familias (unas 200 personas, de entre ellas 110-120 menores de edad), haciéndolo con un formato digno y muy cuidado: selección justificada de beneficiarios, alimentación suficiente para la semana, dieta básica pero saludable, elección de los productos con el límite de puntos asignados, asesoramiento y seguimiento personal, etc.

En este ámbito del sector agroalimentario, algunas empresas productoras se han comprometido con el proyecto de Villa Javier de manera estable y por escrito, mediante un CONVENIO, en el que cada una ha concretado las aportaciones que hará, como pueden ser:

  • Donación periódica de sus productos
  • Facilidad para visitas, prácticas y algún empleo en su empresa para nuestros usuarios
  • Fomento del voluntariado entre sus trabajadores
  • Alguna aportación económica
  • etc.

En esa Jornada, las 5 empresas que en esa fecha ya habían firmado un Convenio de ese tipo participaron en una mesa redonda y a ellas, por este compromiso especial, La Fundación Tudela Comparte les entregó un Sello de Reconocimiento con el lema “Alimentado Villa Javier”. Seguro que este reconocimiento podrá ir ampliándose en los próximos años a otras empresas o entidades con las que vayamos formalizando acuerdos de colaboración.

Somos conscientes de que el proyecto de Villa Javier tiene sentido y será efectivo en tanto sea compartido y apoyado por más agentes, tanto del tejido económico de la zona como de las entidades sociales e institucionales. Porque sólo es posible conseguir la inclusión social con la participación activa del conjunto de la sociedad.

Concierto con el Ayuntamiento de Tudela

En la Junta de Gobierno Local del 22 de junio, el Ayuntamiento de Tudela aprobó, a propuesta de la Concejalía de Servicios Sociales, un Concierto de colaboración con la Fundación Tudela Comparte, firmado por ambas partes el 27 de junio. Agradecemos al Ayuntamiento la confianza depositada en Villa Javier, compartiendo la conveniencia de establecer un marco estable de colaboración en beneficio de las personas más vulnerables.

Mediante este Concierto, el Comedor de Villa Javier viene atendiendo, desde el 1 de julio, a las personas derivadas por los Servicios Sociales. En este momento hay 7 personas en esa situación, pero su número puede ir variando. De este modo el Ayuntamiento cumple su compromiso de ofrecer un Servicio de Alimentación Básica a las personas que cumplan los requisitos establecidos en la Ordenanza Municipal. El servicio concertado con Villa Javier incluye la comida durante los 365 días al año, pero también un marco de convivencia e integración que pueda mejorar el desarrollo y bienestar de esas personas. El Ayuntamiento aporta el coste de la comida y Villa Javier todos los demás gastos, abarcando todos sus servicios de gestión, formación y convivencia.

Nuevo espacio de formación “El Semillero”

La misión de Villa Javier es ayudar a las personas socialmente vulnerables a que puedan mejorar su situación y normalizar su vida, intentando que su estancia entre nosotros sea sólo temporal, aunque depende de las diversas circunstancias personales y familiares.

Como ayuda básica les proporcionamos una alimentación equilibrada mediante dos recursos, el Comedor (iniciado en 2016) y el Capacico (iniciado en 2017). Garantizada su alimentación, casi todas necesitan mejorar su formación para avanzar en su proceso de inclusión social. Por eso hemos puesto en marcha, como tercer pilar de Villa Javier, un amplio programa de formación, de tipo ocupacional, al que hemos denominado “El Semillero”.

Para el período julio-diciembre de 2018 contamos con una subvención del Departamento de Derechos Sociales, lo que nos ha permitido poner en marcha los siguientes cursos y talleres:

  • Castellano para extranjeros
  • Competencias digitales (informática)
  • Gestión doméstica (economía, salud, igualdad)
  • Cocina básica
  • Conservas caseras
  • Cultivos agrícolas (en el huerto cedido por el Ayuntamiento)
  • Orientación laboral

Están participando 50 personas, matriculadas en dos talleres cada una, más otras 20 en lista de espera. De entre ellas, el 60% son mujeres, y también supera el 50% las que reciben la renta garantizada, que son los dos colectivos que tienen prioridad en este tipo de formación subvencionada por el Gobierno de Navarra.

Cada taller está programado para atender a 10-15 personas, aunque algunos de ellos se desdoblan en dos grupos según el nivel (castellano, informática).

A este programa formativo hay que añadir otros servicios complementarios que venimos ofreciendo desde el año pasado: apoyo psicológico, ludoteca, peluquería, etc.

El tercer pilar de Villa Javier: un Centro de Formación

Una vez consolidado el doble programa de alimentación, Comedor y Capacico, durante 2018 vamos a mejorar y ampliar el programa de Formación como tercer pilar de Villa Javier. De momento ya disponemos de un aula totalmente equipada y de una ludoteca, gracias a la financiación de la Caixa. Y este año hemos solicitado una subvención al Gobierno de Navarra como apoyo a este nuevo proyecto.

El año pasado ya comenzamos a poner en marcha diversas actividades, atendidas por profesionales voluntarios, para ayudar a los usuarios de Villa Javier a su recuperación personal, tratando de mejorar su situación legal, su autoestima y su formación. En 2017 usaron estos servicios más de cien personas y en 2018 algo parecido:

SERVICIOS PRESTADOS
Nº PERSONAS en 2017
(12 meses)
Nº PERSONAS en 2018
(3 meses)
Clases de castellano 47 41
Asesoramiento jurídico 14
Orientación sociolaboral 10 2
Apoyo psicológico 6 4
Ludoteca 18 27
Aula infantil 12
Peluquería 26 26

 

El objetivo último de Villa Javier es promover la inclusión social de las personas que atendemos. Por eso, no sólo les damos de comer, queremos ayudarles a que mejoren su autonomía personal y puedan normalizar su vida. Ésa es la función del Centro de Formación que estamos organizando. Pero esta tarea la realizamos de forma conjunta y coordinada con el Ayuntamiento y las demás entidades sociales de Tudela con las que trabajamos en red. Gracias a ello bastantes de nuestros usuarios han ido mejorando sus condiciones vitales y sociales, como muestran los indicadores de esos pequeños/grandes logros:

INDICADOR DE INCLUSIÓN
Nº PERSONAS
(jul 2016-dic 2017)
Nº PERSONAS
(enero-marzo 2018)
Ha obtenido el empadronamiento en Tudela 16 2
Ha ido mejorando su salud con una vida más regulada 15
Ha ido mejorando su autoestima/autocontrol emocional 9 7
Ha obtenido la renta garantizada o renta de inserción 38 6
Ha accedido a una vivienda con ayuda externa 28 1
Ha accedido a una vivienda con recursos propios 12
Ha subido un grado su nivel de castellano 8
Ha realizado orientación o formación para el empleo 18 8
Va consiguiendo acceder a algunos empleos 26 15

35 familias (140 personas) atendidas en El Capacico

El 27 de junio de 2016 comenzó a funcionar VILLA JAVIER con la apertura de un comedor solidario en el que atender a personas adultas, que en su mayoría viven solas o sin hogar. Ese servicio de alimentación se complementó el 10 de noviembre de 2017 cuando comenzó a funcionar El Capacico de Villa Javier, un autoservicio solidario en el que se proporciona alimentos envasados y frescos, para llevar y cocinar en casa, a familias con menores en riesgo de exclusión.

Todos los alimentos que se ofrecen en El Capacico se obtienen de donaciones aportadas por distintas entidades, empresas y particulares que generosamente contribuyen con sus productos a sostener este autoservicio, tan necesario para paliar la pobreza severa, especialmente la infantil.

Estamos coordinados con los Servicios Sociales municipales y con el Banco de Alimentos para valorar el grado de necesidad de las familias solicitantes, a partir de la cual se toma la decisión de darles de alta o de baja en El Capacico. Se trata con ello tanto de evitar duplicidades como que nadie desfavorecido quede sin atender.

A cada familia se le asigna un día y hora a la semana (los lunes, miércoles o viernes por la mañana) para que acudan a coger los alimentos que necesiten, dentro del límite de puntos que le corresponden. Las familias son atendidas por 8 personas (2 empleadas y 6 voluntarias) que, además de controlar las familias que acuden y los productos que se llevan, les acompañan para conocerles mejor y asesorarles, informándoles también de los demás servicios que se ofrecen en Villa Javier.

Las dimensiones de El Capacico están previstas para llegar a atender de forma progresiva a 50 familias. Las primeras semanas se comenzó atendiendo a 18 familias, pero en enero de 2018 ya han subido a 30 familias, compuestas por 123 personas, de las cuales 67 son menores de 16 años. Y para febrero está previsto que suban a 35 familias y alrededor de 140 personas, la mayoría menores de edad.

A %d blogueros les gusta esto: