Nuevo espacio de formación “El Semillero”

La misión de Villa Javier es ayudar a las personas socialmente vulnerables a que puedan mejorar su situación y normalizar su vida, intentando que su estancia entre nosotros sea sólo temporal, aunque depende de las diversas circunstancias personales y familiares.

Como ayuda básica les proporcionamos una alimentación equilibrada mediante dos recursos, el Comedor (iniciado en 2016) y el Capacico (iniciado en 2017). Garantizada su alimentación, casi todas necesitan mejorar su formación para avanzar en su proceso de inclusión social. Por eso hemos puesto en marcha, como tercer pilar de Villa Javier, un amplio programa de formación, de tipo ocupacional, al que hemos denominado “El Semillero”.

Para el período julio-diciembre de 2018 contamos con una subvención del Departamento de Derechos Sociales, lo que nos ha permitido poner en marcha los siguientes cursos y talleres:

  • Castellano para extranjeros
  • Competencias digitales (informática)
  • Gestión doméstica (economía, salud, igualdad)
  • Cocina básica
  • Conservas caseras
  • Cultivos agrícolas (en el huerto cedido por el Ayuntamiento)
  • Orientación laboral

Están participando 50 personas, matriculadas en dos talleres cada una, más otras 20 en lista de espera. De entre ellas, el 60% son mujeres, y también supera el 50% las que reciben la renta garantizada, que son los dos colectivos que tienen prioridad en este tipo de formación subvencionada por el Gobierno de Navarra.

Cada taller está programado para atender a 10-15 personas, aunque algunos de ellos se desdoblan en dos grupos según el nivel (castellano, informática).

A este programa formativo hay que añadir otros servicios complementarios que venimos ofreciendo desde el año pasado: apoyo psicológico, ludoteca, peluquería, etc.

El tercer pilar de Villa Javier: un Centro de Formación

Una vez consolidado el doble programa de alimentación, Comedor y Capacico, durante 2018 vamos a mejorar y ampliar el programa de Formación como tercer pilar de Villa Javier. De momento ya disponemos de un aula totalmente equipada y de una ludoteca, gracias a la financiación de la Caixa. Y este año hemos solicitado una subvención al Gobierno de Navarra como apoyo a este nuevo proyecto.

El año pasado ya comenzamos a poner en marcha diversas actividades, atendidas por profesionales voluntarios, para ayudar a los usuarios de Villa Javier a su recuperación personal, tratando de mejorar su situación legal, su autoestima y su formación. En 2017 usaron estos servicios más de cien personas y en 2018 algo parecido:

SERVICIOS PRESTADOS
Nº PERSONAS en 2017
(12 meses)
Nº PERSONAS en 2018
(3 meses)
Clases de castellano 47 41
Asesoramiento jurídico 14
Orientación sociolaboral 10 2
Apoyo psicológico 6 4
Ludoteca 18 27
Aula infantil 12
Peluquería 26 26

 

El objetivo último de Villa Javier es promover la inclusión social de las personas que atendemos. Por eso, no sólo les damos de comer, queremos ayudarles a que mejoren su autonomía personal y puedan normalizar su vida. Ésa es la función del Centro de Formación que estamos organizando. Pero esta tarea la realizamos de forma conjunta y coordinada con el Ayuntamiento y las demás entidades sociales de Tudela con las que trabajamos en red. Gracias a ello bastantes de nuestros usuarios han ido mejorando sus condiciones vitales y sociales, como muestran los indicadores de esos pequeños/grandes logros:

INDICADOR DE INCLUSIÓN
Nº PERSONAS
(jul 2016-dic 2017)
Nº PERSONAS
(enero-marzo 2018)
Ha obtenido el empadronamiento en Tudela 16 2
Ha ido mejorando su salud con una vida más regulada 15
Ha ido mejorando su autoestima/autocontrol emocional 9 7
Ha obtenido la renta garantizada o renta de inserción 38 6
Ha accedido a una vivienda con ayuda externa 28 1
Ha accedido a una vivienda con recursos propios 12
Ha subido un grado su nivel de castellano 8
Ha realizado orientación o formación para el empleo 18 8
Va consiguiendo acceder a algunos empleos 26 15

35 familias (140 personas) atendidas en El Capacico

El 27 de junio de 2016 comenzó a funcionar VILLA JAVIER con la apertura de un comedor solidario en el que atender a personas adultas, que en su mayoría viven solas o sin hogar. Ese servicio de alimentación se complementó el 10 de noviembre de 2017 cuando comenzó a funcionar El Capacico de Villa Javier, un autoservicio solidario en el que se proporciona alimentos envasados y frescos, para llevar y cocinar en casa, a familias con menores en riesgo de exclusión.

Todos los alimentos que se ofrecen en El Capacico se obtienen de donaciones aportadas por distintas entidades, empresas y particulares que generosamente contribuyen con sus productos a sostener este autoservicio, tan necesario para paliar la pobreza severa, especialmente la infantil.

Estamos coordinados con los Servicios Sociales municipales y con el Banco de Alimentos para valorar el grado de necesidad de las familias solicitantes, a partir de la cual se toma la decisión de darles de alta o de baja en El Capacico. Se trata con ello tanto de evitar duplicidades como que nadie desfavorecido quede sin atender.

A cada familia se le asigna un día y hora a la semana (los lunes, miércoles o viernes por la mañana) para que acudan a coger los alimentos que necesiten, dentro del límite de puntos que le corresponden. Las familias son atendidas por 8 personas (2 empleadas y 6 voluntarias) que, además de controlar las familias que acuden y los productos que se llevan, les acompañan para conocerles mejor y asesorarles, informándoles también de los demás servicios que se ofrecen en Villa Javier.

Las dimensiones de El Capacico están previstas para llegar a atender de forma progresiva a 50 familias. Las primeras semanas se comenzó atendiendo a 18 familias, pero en enero de 2018 ya han subido a 30 familias, compuestas por 123 personas, de las cuales 67 son menores de 16 años. Y para febrero está previsto que suban a 35 familias y alrededor de 140 personas, la mayoría menores de edad.

Terminada la obra del Capacico

El programa de alimentación de Villa Javier se ha estructurado en dos proyectos complementarios. En 2016 pusimos en marcha el Comedor, que ya funciona desde junio de ese año, y en 2017, a partir de octubre, entrará en servicio el Capacico. El primero sirve comida cocinada a usuarios adultos, el segundo proporcionará alimentos frescos y envasados a familias con niños para que los cocinen en casa.

En ambos casos hemos tenido que rehabilitar y equipar los dos edificios, uno junto al otro, que los Jesuitas nos cedieron sucesivamente. Y para financiar esas inversiones hemos recurrido y contado con múltiples ayudas y donaciones de particulares, empresas, entidades financieras e instituciones.

En este momento ya está terminada y pagada la obra civil del Capacico, que ha sido ejecutada por la empresa bonelálvareshnos. La inversión, cuyo coste total -algo más de 60.000 €- ha sido mayor del previsto por las mejoras introducidas, hemos podido financiarla gracias a las aportaciones de los socios, las donaciones recibidas, la ayuda de la Caixa (10.000 €) y sobre todo el apoyo del programa LEADER (20.000 €), a cuya convocatoria de ayudas nos presentamos en diciembre de 2016.

El programa LEADER, gestionado en la Ribera por el Consorcio EDER, se nutre de fondos aportados por el Gobierno de Navarra (1/3) y por la Unión Europea, a través del FEDER (Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural) – 2/3). De modo que los 20.000 € concedidos a Villa Javier para su proyecto del Capacico, 6.666 € los aporta Navarra y 13.333 € Europa. Todo nuestro agradecimiento a los particulares, empresas e instituciones que están haciendo posible el proyecto de Villa Javier.

Terminadas las obras, realizadas entre mayo y agosto, toca ahora amueblar y equipar el Capacico (estanterías, cámaras frigoríficas, carretillas, equipo informático, furgoneta) para que pueda funcionar como autoservicio de alimentación. Ya estamos trabajando en ello, con el objetivo de que pueda abrir sus puertas a finales de octubre, a ser posible.

Sin embargo, aún no hemos conseguido todos los fondos necesarios para financiar ese equipamiento. Por eso seguimos solicitando ayudas y donaciones -en especie y en metálico- para terminar de costear la inversión total del Capacico, con el que completaremos el gran proyecto colectivo de Villa Javier.

A %d blogueros les gusta esto: