SOS Villa Javier COVID-19

Villa Javier surgió en 2016 para proporcionar alimentos al sector más vulnerable de la sociedad. Y lo ha venido haciendo estos 4 años gracias al apoyo generoso de muchas personas, empresas y entidades. Pero cada año que pasa resulta más difícil llegar a cubrir los gastos anuales, generados por los diversos servicios que se necesitan para atender bien a las personas que nos piden ayuda. En el apartado «Cuentas» de esta web se pueden consultar los balances económicos anuales.

En este contexto, la nueva situación generada por la crisis del coronavirus está produciendo un grave déficit presupuestario a la Fundación Tudela Comparte, pues aumentan varias partidas de gastos y disminuyen otras de ingresos:

  • Crece el número de personas que nos piden ayuda alimentaria; ahora atendemos en el Comedor a 10-12 personas más de las habituales cada día, a las que damos comida, cena y desayuno para llevar y tomar en casa.
  • Ahora necesitamos comprar envases para llevar la comida (bolsas, táper, cubiertos), gasto que no era necesario cuando se trataba de comida presencial.
  • Necesitamos adquirir material de protección individual para las personas que atienden a los usuarios del Comedor y del Capacico, a pesar de recibir algunas donaciones.
  • La Fundación Ilundáin cocinaba con alimentos que les entregábamos de nuestras donaciones y ella nos proporcionaba la comida y cena de los días laborables, aprovechando la actividad formativa de la Escuela-taller de Hostelería en la cocina del colegio de Jesuitas (enfrente nuestra). Ahora tenemos que pagársela a un catering.
  • Los Servicios Sociales de Base nos derivaban al Comedor a 7-8 personas, con el correspondiente pago de los costes alimentarios, y ahora han dejado de hacerlo. Ya no contamos con ese ingreso.
  • Una parte importante de nuestros ingresos, cerca del 20% de nuestro presupuesto anual, proviene de campañas y eventos (fiestas, conciertos, festivales, pinchopotes, etc). Y, claro está, este año no podemos contar con ese ingreso.

El déficit que se está generando será mayor o menor en función del número de meses que se prolongue esta situación, pero seguro que durará bastantes meses, sobre todo para el tipo de personas que atendemos, pertenecientes a sectores de alto riesgo: en su mayoría personas mayores, con problemas de salud, en viviendas precarias, etc. Estimamos un déficit superior a 6.000 euros mensuales y no es previsible que vayamos a recuperar la normalidad hasta el próximo año por las características de un comedor, muy similares a las de un establecimiento de hostelería.

Por el momento no tenemos ayudas económicas extraordinarias de las instituciones públicas, destinadas a paliar los efectos del COVID-19, salvo el compromiso verbal del Gobierno de Navarra, de que están estudiando cómo ayudar a las entidades del tercer sector. Contamos sólo con las subvenciones habituales de todos los años que ya estaban incluidas en los presupuestos de 2020 anteriores a la crisis.

Y sin embargo la Ribera, la zona con los índices de paro más altos de Navarra, es previsible que sufra durante estos próximos años una nueva y severa crisis generada por los efectos económicos del Covid-19.  En ese caso, Villa Javier será todavía más necesario que antes, porque volverá a crecer el número de personas y familias que necesiten ayuda de alimentación, formación, asesoramiento, etc.

Por eso lanzamos este: SOS Villa Javier. Porque necesitamos ayuda de la ciudadanía para poder seguir ayudando a las capas más vulnerables de nuestra sociedad, y sin esa ayuda corremos el riesgo de no superar esta crisis.

¡Ayuda para Ayudar! Si quieres hacerlo:

  • Dirígete a la pestaña «Colabora» de esta web, y podrás desde ahí hacerte socio/a, o copiar el número de la cuenta bancaria para hacer un donativo.
  • También puedes contactar con David (697968072) o con Matilde (matilde@villajavier.org).

¡MUCHÍSIMAS GRACIAS!

Villa Javier sigue alimentando durante la pandemia

La gravísima crisis sanitaria provocada por el Covid-19, conocido como coronavirus, dio lugar en marzo a diversas resoluciones del Gobierno de Navarra, entre ellas la del día 12 dictando el cese de la activad docente, y del Gobierno de España declarando el sábado 14 el estado de alarma en todo el país. Como medida fundamental se pide a la población, especialmente a los sectores de riesgo, el confinamiento general en los domicilios, con una reducción progresiva de la actividad laboral.

El viernes 13 se reúne el Patronato de la Fundación Tudela Comparte, el Coordinador de Villa Javier y las Responsables de cada uno de los programas. Siendo nuestro valor máximo el cuidado de las personas, se asume que debíamos actuar con responsabilidad para atender las recomendaciones de las autoridades y preservar la salud de las personas trabajadoras, voluntarias y usuarias, además de contribuir a paliar la expansión del Covid-19. Como consecuencia se adoptan los siguientes acuerdos en relación con los diversos programas de Villa Javier:

COMEDOR
A partir del lunes 16 se suprime el servicio presencial de comedor. Desde entonces la comida cocinada se entrega en táper y bolsas desechables, unificando la entrega conjunta de comida, cena y desayuno a mediodía. Se reduce así al mínimo el número de personas voluntarias que se necesitan para preparar y entregar la comida, y también el número de veces que las personas usuarias tienen que acudir al comedor.

CAPACICO
Se espacia la entrega de alimentos. Los días de apertura semanal se amplían de 3 a 5 y se entregan alimentos para dos semanas, disminuyendo así el número de familias por día y el número de visitas al Capacico. Se restringe además la entrada a una persona de cada unidad familiar, sin admitir la entrada de menores de edad.

ACOGIDA Y ACOMPAÑAMIENTO
El horario queda restringido de 9 a 11h de la mañana, atendiendo sólo las urgencias. Para el resto se recabarán datos básicos para atenderles de manera escalonada conforme sea posible.

SEMILLERO
Se ratifica la decisión previa de no impartir los cursos y talleres del Semillero desde el propio viernes 13, según la recomendación del Gobierno de Navarra, que sería obligatoria para todos los centros educativos a partir del lunes 16.

PERSONAL
El personal (trabajadores, voluntarios, patronato) se reduce a unas 20 personas y se sigue el protocolo de prevención recomendado por las autoridades sanitarias (lavado manos, elementos de protección personal, distancia de seguridad, etc.), siguiendo un horario de jornada continua. No asisten las personas mayores de 60 años o con enfermedades coronarias, respiratorias, diabéticos, etc. Las reuniones de trabajo se reducen a las imprescindibles y se realizan desde casa de forma telemática.

BALANCE
En los quince primeros días de esta nueva situación se ha mantenido el servicio de alimentación en sus dos formatos (ver los datos en las imágenes adjuntas) siguiendo las pautas acordadas, sin que ninguna persona se haya visto afectada en su salud hasta ahora. Esperemos que así se mantenga.

Siendo una situación muy complicada, que supone un gran esfuerzo de todos, hay que agradecer enormemente a la veintena de personas de Villa Javier (todos los trabajadores, más algunas personas voluntarias y del patronato) que durante los 7 días de cada semana ponen en riesgo su salud para poder atender a personas muy vulnerables que nos solicitan ayuda. A todas ellas les mandamos nuestro aplauso y les enviamos nuestra energía para que mantengan fuerte el ánimo. Representan lo mejor de Villa Javier, el compromiso colectivo por la solidaridad, sabiendo que el bienestar humano sólo tiene sentido cuando es compartido.

Refuerzo y formación del Voluntariado

Como venimos informando en esta web (ver pestaña ESCEuropean Solidarity Corps), seguimos contado en Villa Javier cada año y durante 12 meses (de septiembre a agosto) con la presencia de dos jóvenes voluntarias europeas, en el marco del programa Cuerpo Europeo de Solidaridad, que incluye una ayuda económica para financiar los gastos de esas personas durante su estancia en el país receptor.

Desde septiembre de 2019 y hasta agosto de 2020 contamos con dos jóvenes italianos. Se llaman Elisa Mascali y Valerio Fornaro, respaldados por la organización Legambiente Prato, con la que seguimos firmando cada año un contrato de colaboración. Pero la novedad ahora es que en febrero de 2020 se han incorporado otras dos voluntarias italianas, Sara Lorenzi y Flaminia Benincampi, que estarán en Villa Javier hasta noviembre (10 meses) participando en el nuevo proyecto del Obrador.

Estamos encantados con la presencia y participación de estas jóvenes entre nosotros, pues enriquecen claramente nuestras actividades. Sara y Flaminia contarán con el apoyo de Matilde Ruano como tutora de su estancia entre nosotros, de Amaya García como formadora/orientadora de sus actividades en el Obrador, y de Manolo Campillo como responsable del proyecto y de los trámites formales. Les deseamos una feliz estancia entre nosotros y que, además de colaborar y aprender, puedan disfrutar de nuestra cultura y satisfacer las aspiraciones que se plantearon al venir a Tudela.

Además de este refuerzo joven y europeo, este año 2020 se han programado varias actividades de formación para el conjunto del Voluntariado de Villa Javier.

La primera jornada tuvo lugar el 16 de febrero, con una importante asistencia de 60 personas. Estuvo dedicada a informar y valorar todos los proyectos de Villa Javier, los actuales y los futuros, así como la situación económica y la necesidad de aumentar el número de socios. Contamos con la participación en la mesa de los propios trabajadores responsables de cada programa, que pudieron informar con detalle de su trabajo y contestar las preguntas o dudas que se formularon.

En los próximos meses están previstas dos actividades formativas más, de las que se informará debidamente a todo el voluntariado. Villa Javier necesita y se sustenta en la colaboración de muchas personas voluntarias, a las que nunca agradeceremos suficientemente la importancia de su apoyo. Por eso es preciso que puedan contar con una buena atención de Villa Javier, tanto a nivel personal, como se hace desde la Oficina del Voluntariado, como con estas Jornadas de información y formación que estamos llevando a cabo.

Boletín enero 2020

736 personas han recibido alimentos en 2019

COMEDOR

Entre enero y diciembre de 2019 han pasado por el Comedor de Villa Javier 214 personas, con un tipo de estancia muy variado, habiéndose servido en total 15.050 comidas, según se muestra en el siguiente cuadro:

PERÍODO ENERO-DICIEMBRE 2019
Nº comidas servidas (comidas + cenas, presenciales + táper) 15.050
Nº comensales diarios (media del período: presenciales + táper) 20,7
Nº personas atendidas (de paso, un solo día – táper) 116 214
Nº personas atendidas (varias semanas/meses – presenciales + táper) 104

Entre las personas usuarias del Comedor, todas adultas, el 84% fueron hombres y 16% mujeres, pertenecientes a 16 nacionalidades.

 

CAPACICO

Cada mes se vienen atendiendo en el Capacico de Villa Javier de 50 a 60 familias (de 200 a 240 personas) a las que se cita un día a la semana para que acudan con su carrito. Pero no siempre son las mismas familias, pues se van produciendo altas y bajas según varía su situación y necesidad. Por eso, el número de familias atendidas en este autoservicio a lo largo del año 2019 ascendió a 136 y el de personas a 522.

FAMILIAS PERSONAS MENORES* UNIDADES DE PRODUCTOS KILOS DE PRODUCTOS
136 522 281 136.698 73.917

* Número de menores (0-17 años) incluidos en el número de personas

Uno de los objetivos fundamentales del Capacico es combatir la pobreza alimentaria de los menores, que constituyen el 54% de las personas atendidas, proporcionándoles una alimentación sana y equilibrada.

Entre adultos y menores, el 54% fueron mujeres y el 46% hombres, pertenecientes a 19 nacionalidades distintas. De las 136 familias, 29 fueron monomarentales y 1 monoparental.

Si a las 214 personas atendidas en el Comedor les sumamos las 522 del Capacico, Villa Javier ha compartido alimentos con 736 personas durante el año 2019.

A %d blogueros les gusta esto: